Saltear al contenido principal
¿La Falta De Rendimiento Escolar Puede Tener Una Causa Visual?

¿La falta de rendimiento escolar puede tener una causa visual?

Cada vez que acaba un curso académico, una de las mayores preocupaciones de los padres son las relacionadas con el rendimiento de los niños en la escuela. Normalmente achacamos la falta de éxito académico a un insuficiente esfuerzo del alumno, aunque en muchas ocasiones esa falta de rendimiento puede estar asociado a un problema visual que desconocemos. De hecho, según estudios, la causa del bajo rendimiento escolar se asocia a un problema visual en el 30% de los casos. Hay que añadir que muchas veces los niños no son capaces de expresar que no pueden ver bien la pizarra o las letras de los libros, lo que puede hacer que no se detecte a tiempo y cause esos problemas de rendimiento, problemas que sin tratamiento pueden ir a más. En esta entrada hablaremos de esos problemas, cómo identificarlos gracias a los síntomas y signos que suelen manifestar y cuál es la mejor manera de prevenirlos.

Síntomas y signos de problemas visuales

Como comentamos, hay algunos signos y síntomas que pueden indicar problemas visuales que afecten a su rendimiento. Los síntomas más frecuentes de un problema visual son:

  • Bajo rendimiento escolar. Sobre todo en asignaturas que están asociadas a lectura de textos, como en literatura. Hay niños, no obstante, que pueden no tener problemas de rendimiento, pero lo manifiesten con un trabajo mucho más intenso de estudio que en el curso anterior, lo cual puede ser debido a que un problema visual latente pueda estar manifestándose en la actualidad.
  • Falta de coordinación ojo – mano. Algunos niños son más lentos que otros en aprender ciertas habilidades motoras en la infancia temprana, como agarrar objetos o jugar a juegos de coordinación, tratando de agarrar una pelota… Lo que muchas veces no quiere decir nada. Pero en algunos niños, esos fallos pueden enmascarar problemas visuales, sobre todo en aquellos niños que tenían buenas habilidades motoras pero al cambiar de curso empiezan a fallar.
  • Fatiga visual o visión borrosa. No es habitual que un niño se queje de que ve mal, pero sí puede manifestar su fatiga rascándose los ojos, o cuando le entra mucho sueño cuando está leyendo, de forma frecuente. También, el que le lloren los ojos con frecuencia tras leer un texto es un signo de problema visual.
  • Salirse de los espacios al colorear un dibujo. Esta pista puede parecer trivial, pero puede esconder un problema que tiene que ver con el trabajo binocular de los ojos.
  • Baja concentración y comprensión lectora. Es bastante habitual que los niños que tienen problemas visuales pierdan la concentración cuando están leyendo, ya que necesitan hacer muchos más barridos con los ojos para identificar las palabras. En ocasiones eso hace que les cueste entender de qué va un texto, sobre todo cuando se encuentran que tienen que leerlo varias veces para intentar entenderlo.
  • Lectura lenta, guiada con el dedo o a saltos. Si oímos a nuestro hijo leer un texto y vemos que comete muchos fallos (cuando ya debería de tener cierta soltura lectora), que confunde letras o que se salta palabras, puede deberse a que tenga un problema visual. Otro signo es que necesita ayudarse del dedo para no perder la línea, lo que al principio de aprender a leer puede ser una ayuda, pasado un año es preferible que no se haga.
  • Distancia muy corta de actividad en cerca. Esto es muy común, sobre todo desde la irrupción de los teléfonos móviles y tablets. Los niños adoptan posturas de lectura excesivamente cerca de los ojos (a 25cm o menos). Es más común cuanto más precoz es el primer contacto con pantallas del niño. Esta postura puede enmascarar un problema visual, sobre todo si la postura es muy cercana. Puede deberse a diversos problemas visuales, aunque puede también ser simplemente un mal hábito.
  • Entrecerrar los ojos para ver la televisión. Si observamos que hace esfuerzos para ver la televisión, o entrecierra los ojos y frunce el ceño, puede deberse a que sus ojos hacen un esfuerzo para poder aclarar la imagen.
  • Hiperactividad en lugares cerrados. En ocasiones, algunos niños que presentan hiperactividad en lugares cerrados se les diagnostica erróneamente de niños hiperactivos o con Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad, más conocido como TDAH. Cuando esa hiperactividad puede esconder un problema visual.

Hábitos de los niños que pueden ser perjudiciales

Algunos hábitos que adquieren los niños pueden llegar a ser perjudiciales para su desarrollo visual correcto. Diversos estudios hablan de un aumento en los problemas visuales de los niños, sobre todo desde la irrupción de los teléfonos móviles y los ordenadores. Aunque parezca un tema banal, en ocasiones estos gestos pueden desembocar en problemas visuales futuros. Algunos de ellos son:

  • Pasar mucho tiempo de forma continuada usando el móvil u ordenador. Esto puede provocar ojo seco, problemas de enfoque (por no poder relajar la acomodación) o incluso problemas binoculares, por el plano cercano al que tienen que fijar los ojos.
  • Leer con poca luz. Produce mucho estrés visual, y puede sobreestimular la acomodación, pudiendo manifestarse como un exceso acomodativo (los ojos no relajan la acomodación y se ve mal de lejos en consecuencia).
  • Ver la TV a oscuras. Al igual que en el caso anterior, se puede sobreestimular la acomodación. Además, las pupilas están continuamente contrayendo y dilatando, ya que en un espacio muy corto tiene estímulos de muy diferente iluminación.
  • Rascarse los ojos con frecuencia. Este hábito tan común (sobre todo en niños alérgicos) pueden desembocar en problemas en córnea como una ectasia corneal (adelgazamiento de la córnea, habitualmente en zona inferior) que hace que se modifique la misma provocando cambios en la graduación y pérdida visual de gravedad variable.
  • No hacer deporte o jugar al aire libre. Recientes estudios demuestran que la luz natural posee un efecto retenedor en el crecimiento de la miopía en niños, y otros estudios también afirman que los niños que pasan más tiempo en casa tienen más tendencia al crecimiento de miopía.
  • Pegarse mucho el texto para leer. Esta práctica, como ya se ha comentado, puede nacer de un hábito desde pequeños que puede provocar problemas visuales a la larga.
  • Escribir o leer con posturas inadecuadas. Apoyarse sobre un hombro inclinando la cabeza hacia un lado puede hacer que uno de los ojos fuerce más que el otro, haciendo que se pierda la binocularidad y el crecimiento de ambos ojos pueda llegar a ser desigual.
  • No usar gafas de sol, sobre todo en verano. La importancia de las gafas de sol se explica en esta entrada.
  • No usar gafas protectoras para que no les entre agua a los ojos, si van a la playa o a la piscina.
  • Pegarse demasiado al televisor para ver la TV. Es bastante frecuente que se haga por pura rutina sin que tenga que ver con ningún problema. Puede provocar desde ojo seco hasta problemas visuales de tipo refractivo.
  • No llevar una dieta equilibrada. Para la salud general y para la salud ocular es recomendable seguir una dieta equilibrada, evitando grasas y azúcar y tratando de introducir verduras y pescado, que contienen elementos beneficiosos para la vista.

Consejos útiles para prevenir problemas visuales y mejorar el rendimiento

Existe una serie de útiles consejos que pueden ayudar a prevenir problemas visuales, especialmente útiles en los más pequeños, pero también para usuarios de ordenador.

  • Reducir el tiempo de visionado de televisión o de juegos con pantallas a dos horas al día. Según estudios de la academia americana de Pediatría, pasar demasiadas horas delante de la televisión o jugando a videojuegos disminuyen la capacidad de atención y el desarrollo del lenguaje de los más pequeños.
  • Descansar de la pantalla cada veinte minutos. Existe una regla que en inglés se denomina “regla del 20”, que viene a decir “Si se trabaja o lee con ordenador, cada veinte minutos, descansar veinte segundos mirando a veinte pies”. Veinte pies es equivalente a unos 6 metros, es decir, se refiere a descansar de la pantalla para mirar por una ventana lo más lejos posible. De esta manera no se estresa el sistema acomodativo y evitamos problemas de enfoque.
  • Parpadear de forma más frecuente. Cuando estamos leyendo un libro o navegando por internet, el parpadeo se reduce considerablemente. Además, los parpadeos son incompletos. Lo que hace que a la larga se produzca ojo seco. Estos parpadeos podemos entrenarlos, intentando parpadear de forma consciente y completa. Pero como esto es algo complicado, podemos recomendarles esta aplicación gratuita, Ok Visión, que realizó el Colegio de Ópticos de Cataluña, la cual nos recuerda los descansos de los que hemos hablado y de parpadear de forma más frecuente. (Véase también la entrada del blog de Inof sobre ojo seco.)
  • Tener una postura adecuada delante del ordenador: Con la espalda recta, a una distancia de mínimo unos 50cm, con la mirada bien dirigida hacia la pantalla a unos 20 grados aproximadamente de inclinación, y con las rodillas en ángulo recto. En la imagen siguiente se ve gráficamente la posición.

Esquema de postura ideal para trabajar con ordenador.

Esquema de correcta postura frente al ordenador
  • Vigilar la iluminación. Tanto si trabajamos con ordenador como si vemos la televisión o leemos, la iluminación debe estar muy cuidada:
    • De fondo no puede permanecer la habitación a oscuras. Se recomienda usar luz natural si es posible, sin que llegue directamente hacia lo que nos ilumina. La mejor manera de trabajar es con una ventana exterior a un lado de nuestro lugar de trabajo. Si no disponemos de luz natural, usar iluminación adicional de ambiente.
    • La luz que ilumina nuestro lugar de trabajo debe de evitar deslumbramientos, reflejos molestos, brillos indeseados… La luz principal debe de ser mínimo tres veces mayor que la de fondo.
  • Respetar una buena distancia de lectura, tanto con libros como con móviles. Es común que los móviles se acerquen demasiado a la cara para verlos, pero esta práctica hace que los ojos tengan un esfuerzo mucho mayor que si alejamos un poco la pantalla. Para la tarea de cerca se aconseja una distancia que se llama distancia de Harmon (distancia que va desde el codo hasta la primera falange del dedo corazón), esta distancia también podemos medirla haciendo la postura de “clavar codos”, flexionando los brazos y sujetándonos con las palmas la cara. Suele estar entre unos 33cm y unos 40 cm.
  • Consejos de alimentación: Estudios confirman que una dieta rica en omega 3 y antioxidantes es beneficiosa para prevenir problemas en retina y para mejorar la calidad de la lágrima. También se sabe que la retina necesita de betacarotenos para su correcto funcionamiento. Los alimentos como el pescado azul (salmón, sardina, atún, caballa o trucha), y algunos mariscos, como el cangrejo, las gambas o los mejillones, poseen omega 3. También se recomienda la fruta como los cítricos o las manzanas y ciruelas, y los vegetales como todos aquellos de color naranja o amarillo (zanahorias, calabazas, calabacín…) ricos en betacarotenos, así como las semillas de lino o las de chía, y frutos secos como las nueces, ricos en omega 3. Además, beber mucho líquido (Sobre todo en verano).
  • Tratar de no abusar del aire acondicionado, ya que favorecen la evaporización de la lágrima y produce ojo seco.
  • Si fuma, deje de fumar. Hay multitud de enfermedades que pueden provocarse por el tabaco a largo o medio plazo, incluso si se es fumador pasivo: Degeneración macular, ojo seco, cataratas, uveítis, problemas vasculares retinianos (sobre todo trombosis retinianas), si se es diabético acelera la aparición de retinopatía diabética, si se tiene hipertiroidismo favorece la aparición de orbitopatía tiroidea… Lo mejor que puede hacer por su salud y la de los suyos, es dejar el tabaco.

Y para acabar la entrada, recomendarles a todos ustedes que aquellos niños o adultos que refieran falta de rendimiento académico realicen visitas periódicas a su oftalmólogo, en especial si detectan cualquiera de los síntomas o signos que describimos en el post.

Un saludo.

Fotografía destacada de Creativeart / Freepik.

Volver arriba