Saltear al contenido principal
¿Qué Es La Ambliopía U Ojo Vago Y Cómo Se Trata?

¿Qué es la ambliopía u ojo vago y cómo se trata?

Ambliopía u ojo vago es la causa más frecuente de pérdida visual en la infancia. Afecta aproximadamente a 3 de cada 100 niños.

Ambliopía es el término médico usado para describir la disminución de la visión de uno de los ojos porque el ojo y el cerebro no están trabajando juntos en la forma correcta. El ojo vago está sano, pero el cerebro no está usando la imagen que le envía, suprime esa imagen, porque el cerebro está favoreciendo al otro ojo que envía la imagen más nítida. Entonces el cerebro “aprende” a ver borroso con ese ojo, aun cuando se esté usando gafas.

En ocasiones, la ambliopía puede afectar a los dos ojos si se trata de un niño de pocos años con alta graduación (en este caso se llama “ambliopía bilateral”). La ambliopía se desarrolla en la infancia y, si no se trata a tiempo en los primeros años de vida, la pérdida visual puede ser permanente.

Síntomas y factores de riesgo

No es fácil reconocer la ambliopía en los niños, ya que no suelen ser conscientes de tener un ojo con mejor visión que el otro, a menos que coexista estrabismo u otra condición que se aprecie a simple vista.

Algunos de los síntomas de ambliopía son:

  • Mala visión en un ojo o visión deficiente en general.
  • Ojos enrojecidos, sobre todo al final del día.
  • La acción de guiñar un ojo cuando quiere mirar algo.
  • Inclinación de la cabeza hacia un lado (llamada tortícolis) tanto en visión lejana como cercana.
  • Una percepción de profundidad baja (torpeza de movimientos, caer con facilidad, tropezar, etc.).
  • Torcer los ojos cuando intenta leer o escribir, o cuando está cansado (estrabismo intermitente).
  • Dolores de cabeza habituales.

Si los padres notan estos síntomas en su hijo, es muy importante que el niño sea examinado por un oftalmólogo, dada la importancia que representa en estos casos el tratamiento precoz.

Los siguientes factores pueden aumentar el riesgo de que un niño desarrolle ambliopía en algún momento:

  • Tener los ojos desalineados todo el tiempo (estrabismo constante).
  • Presencia de miopía o hipermetropía severa en ambos ojos.
  • Desigualdad de la visión en ambos ojos (un ojo ve más cerca o más lejos que el otro).
  • Tener alguna condición que impida que la luz entre al ojo correctamente, como cataratas o un párpado caído (ptosis palpebral).
  • Tener antecedentes familiares de ambliopía o estrabismo.
  • Nacimiento prematuro o bajo peso al nacer.

En estos casos, los controles periódicos por parte de su oftalmólogo especialista en oftalmología pediátrica y estrabismo son claves.

Causas y tipos de ojo vago o ambliopía

La ambliopía es causada por cualquier tipo de condición que afecte al uso simultáneo de la visión nítida de los dos ojos y, en consecuencia, a su desarrollo visual en el cerebro.

  • Estrabismo, que produce ambliopía estrábica.
  • Error de graduación de uno o ambos ojos, que produce ambliopía refractiva.
  • Diferencias altas de graduación entre los ojos, que produce ambliopía anisometrópica.
  • Enfermedades oculares, como cataratas o ptosis, que produce ambliopía por deprivación.

Ambliopía estrábica

Es la causa más común de ambliopía. El estrabismo, como ya hemos explicado en esta otra entrada, es aquella condición en la que los ojos están desalineados o cruzados. Cuando esto ocurre, el cerebro suprime la imagen del ojo desviado, para evitar una visión doble, y el niño acaba utilizando solamente el ojo “bueno”. Como resultado, el ojo desviado acaba por desarrollar ambliopía si esa condición no se resuelve.

Ambliopía refractiva

Cuando el niño posee un defecto refractivo en ambos ojos de cierto valor, la imagen que forman dichos ojos puede ser lo suficientemente borrosa como para que produzca en consecuencia ambliopía. Dicho de otro modo, si un niño posee un defecto refractivo moderado-alto y no se corrige a tiempo, la máxima visión que puede alcanzar una vez corregido será menor cuanto más tiempo pase en esta situación.

Según datos de la academia americana de optometría (AAO), los valores de refracción que tienen potencial de provocar ambliopía refractiva son los siguientes:

  • Hipermetropía mayor de +00D
  • Miopía mayor de -8.00D
  • Astigmatismo mayor de -50D

Ambliopía anisometrópica

Además del caso explicado anteriormente de ambliopía refractiva, cuando hay diferencias significativas de refracción entre ambos ojos (condición denominada “anisometropía”) también puede darse el caso de que la visión del ojo de mayor defecto refractivo sea mucho más borrosa que la del otro ojo, en cuyo caso el cerebro suprime dicha imagen para darle preferencia al ojo de menor defecto.

Según datos de la academia americana de optometría (AAO), las diferencias en dioptrías entre ambos ojos que tienen potencial de provocar ambliopía anisometrópica, son los siguientes:

  • En caso de Hipermetropía, una diferencia mayor de 1.00D
  • En caso de Miopía, una diferencia mayor de 3.00D
  • En caso de Astigmatismo, una diferencia mayor de 1.50D

Ambliopía por deprivación

Cuando el niño nace con una enfermedad que hace que se tape total o parcialmente la luz que entra en el ojo, esto provoca que no llegue correctamente a retina y no pueda formar imagen de forma correcta.

La causa habitual es cuando los tejidos del ojo que normalmente son transparentes no lo son, como las opacidades congénitas del cristalino, llamadas cataratas congénitas (la causa más común de ambliopía por deprivación) o por problemas en la estructura de la córnea (distrofias corneales), menos frecuentes.

Otra causa de ambliopía por deprivación es la ptosis congénita, que es cuando el niño nace con un párpado tan caído que tapa la luz que tendría que entrar por la pupila.

La ambliopía por deprivación es la más severa de todas, por lo que su tratamiento debe de ser urgente.

Evaluación y detección del ojo vago

Como ya se dijo, la ambliopía no es fácil de reconocer por ser frecuentemente asintomática. Para detectarla se realizan una serie de pruebas que se adecuarán a la edad del paciente.

Las pruebas que se realizan en niños para descartar ambliopía principalmente son:

  • Toma de agudeza visual. Dependiendo de la edad los niños deben de alcanzar un mínimo de agudeza visual en ambos ojos por igual. La prueba consiste en medir el tamaño de objeto más pequeño que reconoce. En este vídeo se puede ver cómo se toma la agudeza visual.
  • Cover test. Sirve para comprobar que los ojos están perfectamente alineados. La prueba consta de dos partes: cover-uncover (se cubre y descubre uno de los ojos y se observa los movimientos de ambos) y cover alternante, en la que se tapa durante unos segundos un ojo, pasando rápidamente al otro. De esta forma se rompe la fusión binocular pudiendo medirse en ese momento la desviación presente. En este vídeo se puede ver la técnica de cover test.
  • Estereopsis o estereoagudeza. En esta parte lo que se evalúa es si se posee visión tridimensional. Para que pueda estar presente, el cerebro debe de haber recibido imágenes nítidas de ambos ojos, con los ojos perfectamente alineados, durante el suficiente tiempo. Por tanto, es la culminación del proceso de maduración visual cuando se consigue una visión en “estereo” o 3D. En este vídeo se puede ver como se realiza la medida.
  • Comprobación del estado refractivo subjetivo. En esta parte se evalúa la refracción de los ojos del niño. Así se puede conocer si tiene una refracción elevada o diferencia de refracción entre los dos ojos. Esta prueba se realiza a partir de los 3-4 años, o a partir de que haya cierta colaboración por parte del niño. En este vídeo se puede ver cómo realizar la refracción subjetiva.
  • Comprobación del estado refractivo objetivo (bajo cicloplejia). Cuando son más pequeños (menores de 3 años) o la colaboración es difícil, para poder conocer el estado refractivo se utiliza esta prueba. En niños mayores, su resultado complementa al del estado refractivo subjetivo. Para ello, se administra al niño gotas ciclopléjicas (normalmente ciclopentolato) para dilatar la pupila, las cuales eliminan cualquier posibilidad de enfocar. De esta manera se puede saber de forma objetiva la refracción real del paciente. Para ello se realiza una retinoscopía o autorefracción para conocer dicho estado. En este vídeo se puede ver como se realiza la técnica de retinoscopía a un niño.
  • Comprobación de la salud ocular del niño. Es la exploración que realiza el médico oftalmólogo mirando a los ojos por un biomicroscopio o lámpara de hendidura, mediante el cual comprueba que la salud ocular está preservada. Si están con las gotas ciclopléjicas, el oftalmólogo puede evaluar su fondo de ojo.

Además de los exámenes rutinarios que todos los bebés deben tener como recién nacidos y en edades entre 6 y 12 meses, los niños en edad preescolar deben revisarse la vista como mínimo entre los 3 y los 4 años, siendo el médico oftalmólogo especialista en pediatría el profesional más adecuado. En el caso de detectarse cualquiera de los factores de riesgo mencionados al principio del artículo, se debe adelantar la cita.

Si hay historia familiar de estrabismo, cataratas en la infancia o alguna enfermedad ocular, se hace más necesaria la primera revisión por parte del oftalmólogo por el riesgo de heredar cualquiera de esas condiciones.

Tratamiento de la ambliopía

En el caso de la ambliopía, comenzar su tratamiento de la forma más precoz posible es clave del éxito, por estas razones:

  • La plasticidad cerebral es mayor en los primeros años de vida, lo que hace que la probabilidad de éxito del tratamiento será mucho mayor cuanto más joven se comience el mismo. A partir de los 10-12 años disminuyen notablemente las posibilidades de éxito.
  • En el caso de ambliopía refractiva, es mucho más fácil adaptarse a la nueva imagen que producen las lentes correctoras (gafas o lentes de contacto) cuanto antes se comiencen a llevar.
  • Es de suma importancia tratar urgentemente los casos de ambliopía por deprivación, por ser éstos los que provocan las ambliopías más graves.

Es por esto por lo que son tan importantes las revisiones periódicas, ya que como antes hemos mencionado, en muchas ocasiones el ojo vago no provoca síntoma ninguno.

Las opciones de tratamiento según el tipo de ambliopía son las siguientes:

  • En caso de ambliopía estrábica requiere que se trate su estrabismo, ya sea mediante lentes o con cirugía correctora. Sobre el tratamiento del estrabismo se ha hablado en esta entrada.
  • En caso de ambliopía refractiva, la corrección del defecto refractivo puede ser suficiente para tratar dicha ambliopía. En algunas ocasiones requiere de tratamiento oclusivo o penalización de algún tipo (con atropina o hipercorrección óptica). En algunos casos es necesaria la terapia visual. Más adelante hablaremos de estos tratamientos de forma más extensa.
  • Los casos de ambliopía anisometrópica pueden necesitar varias acciones conjuntas. Normalmente se comienza corrigiendo el defecto refractivo y se plantea, según la evolución, añadir la terapia oclusiva o penalizadora. Suelen requerir un tratamiento más prolongado en el tiempo y una vigilancia más frecuente por parte del oftalmólogo. En algunas ocasiones, la terapia visual está indicada.
  • La ambliopía por deprivación suele requerir cirugía. En caso de catarata congénita, se opera cuanto antes para que el ojo afectado reciba una imagen nítida lo más pronto posible. Algo parecido ocurre cuando el niño tiene ptosis congénita que tapa la pupila o en los contados casos de distrofias corneales. Tras la cirugía es frecuente que se necesite pautar terapia oclusiva y/o terapia visual para una mejor recuperación del paciente.

Los tratamientos más habituales para la ambliopía, además de corregir el defecto refractivo con gafas (o lentes de contacto), son la terapia oclusiva y la penalización (con atropina o con hipercorrección óptica). Hay que decir que estos tratamientos son efectivos, pero requieren un seguimiento muy de cerca porque su abandono puede hacer que todo lo que se ha ganado previamente se pierda.

Terapia oclusiva

La terapia oclusiva consiste en ocluir el ojo (normalmente con parche) que posee mejor visión para forzar al ojo vago a trabajar más. De esta manera, se reeduca al cerebro para que tenga en cuenta la imagen de este ojo. Se puede llegar a conseguir recuperar gran parte de la agudeza visual de ese ojo, incluso llegar a igualar la visión del otro ojo. Es más efectiva cuanto antes se trata al niño.

El número de horas que se tiene que tapar el ojo dependerá de cada caso. Clásicamente se ocluía todo el día, pero estudios recientes demuestran igual eficacia ocluyendo únicamente unas horas determinadas del día. Otros estudios dicen que si se aprovechan esas horas para que el niño haga actividad en cerca (como lectura o juegos con ordenador o móvil) puede aumentar el éxito de la terapia.

Penalización con atropina o con hipercorrección óptica

Otra manera de hacer que el ojo ambliope trabaje es la penalización del ojo de mejor visión. En este caso, no se tapa completamente la visión, sino que lo que ocurre es que se penaliza la visión, se provoca mala visión del ojo en principio de mejor visión para que se estimule la del ojo vago (de esta manera el cerebro tiende a darle más peso visual a ese ojo vago). Los dos métodos de penalización son:

  • Atropina al 1%. La atropina en colirio es un potente ciclopléjico de acción prolongada, lo que obliga al ojo vago trabajar para poder enfocar en lejos y sobre todo en cerca. Es una buena opción en niños muy pequeños, poco cumplidores con el parche o como método alternativo al propio parche (en casos de reacción alérgica al adhesivo del parche). Hay estudios que demuestran eficacias similares a la terapia oclusiva, excepto en los casos más severos.
  • Hipercorrección óptica. En este caso, lo que se hace es penalizar la visión del ojo de mejor visión con una graduación positiva mayor de la que posee. Esto provoca que se produzca una imagen tan borrosa como la de un miope (condición llamada miopización) en el ojo no ambliope. El efecto de este método de penalización es menor que el de la atropina, por lo que sólo se plantea en algunos casos en los que la ambliopía es leve. También se usa en los casos de ambliopía bilateral cuando uno de los ojos recupera visión de forma más lenta que el otro.

Terapia visual

La terapia visual es un conjunto de pruebas o test que realizan ópticos optometristas especializados en la denominada ortóptica (la parte que se encarga de “entrenar los ojos” cuando esto es posible). Dichas pruebas tratan de reeducar al sistema visual para ayudarle a trabajar binocularmente de forma adecuada, o para “forzar” a los ojos a aprender a controlar ciertos reflejos visuales como son la acomodación, la convergencia, los saltos de enfoque y otros muchos.

En caso de ambliopía, el especialista puede estimular la fijación del ojo vago a través de ejercicios que pueden hacer que la recuperación sea más rápida. Otro aspecto que puede mejorarse a través de la terapia visual es, en el momento en que la agudeza visual de ambos ojos es similar, evitar la supresión del ojo que era ambliope para, de esta manera, mejorar su visión binocular e incluso mejorar la estereopsis.

Para concluir la entrada, insistimos en la importancia de cumplir con las revisiones periódicas para controlar aquellos casos en tratamiento por ambliopía (para evitar futuras recaídas de la ambliopía) y para vigilar aquellos casos que son más susceptibles de serlo. Saludos cordiales.

Fuentes:

https://medlineplus.gov/spanish/amblyopia.html

https://nei.nih.gov/health/espanol/amblyopia/amblyopia

https://www.aapos.org/es/terms/conditions/21

https://www.aao.org/salud-ocular/enfermedades/ambliopia-sintomas

https://www.aao.org/salud-ocular/enfermedades/ambliopia-diagnostico

https://www.aao.org/salud-ocular/enfermedades/ambliopia-riesgo

https://www.aao.org/salud-ocular/enfermedades/ambliopia-tratamiento

https://www.aao.org/salud-ocular/enfermedades/ambliopia-causa

https://www.aapos.org/es/terms/conditions/86

https://www.oftalmoseo.com/atropina-vs-parche-en-el-tratamiento-de-la-ambliopia-moderada-seguimiento-a-los-15-anos-de-edad-de-un-ensayo-clinico-aleatorizado/

http://www.pediatriceyemd.com/blog/ambliopia-en-espanol/

http://rafabaranano.blogspot.com/2016/09/normal-0-21-false-false-false-es-x-none.html

Volver arriba